Retos Femeninos

Comparte tus experiencias y conocimiento.

Había una vez...(siempre es “había una vez”), doce viajeros que partieron hacia un aventura por el bosque. Al principio todo marchó bien, pero después de viajar una cierta distancia uno de ellos, GERANIO, empezó a preocuparse de si iban en el camino correcto, estaba bloqueado, había perdido la voluntad de seguir adelante.

LAVANDA, comenzó a tener miedo de que hubieran perdido el camino. Cuando atardeció y las sombras se profundizaron y los ruidos de la noche se escuchaban alrededor se aterrorizó y estaba en estado de pánico.

MANZANILLA reía y lloraba al mismo tiempo; perdió toda esperanza y dijo “ya no puedo ir más lejos vayan ustedes, me quedaré aquí como estoy, hasta que la muerte me libere de mis sufrimientos”.

CEDRO tenía algo de esperanza, pero a veces sufría tanto de incertidumbre e indecisión, queriendo tomar un camino y al mismo tiempo otro.

ALBAHACA no quería seguir adelante por no enfrentarse a las dificultades del camino correcto y desconfiaba de todos sus compañeros de viaje, ya que le costaba trabajo aceptar nuevas oportunidades por sus ideas obsesivas.

EUCALIPTO se cuestionaba constantemente, se auto reprochaba de haber iniciado el viaje, además iba guardando todas sus emociones durante el trayecto.

SÁNDALO había perdido toda la fe de llegar al final del bosque, no creía en la providencia Divina, en que la Luz del día volvería a salir, siempre negativo, no había armonía espiritual en él.

ROSA por su falta de compañerismo hacia ellos, envidiaba a los que iban más adelante, y no comprendía a los que iban atrás.

HINOJO se devaluaba personalmente, no tenía confianza en sí mismo, de llegar al final del bosque, se sometía fácilmente a los más fuertes, por lo que siempre seguía el camino equivocado y temía que ahora estuviera haciendo lo mismo.

ROMERO era uno de los primeros, pero siempre se separaba del grupo buscaba estar solo, le costaba trabajo comunicarse con los demás, y era huraño con todos, le faltaba concentración para saber si el camino en el que iba era el correcto.

YLANG YLANG, estaba apático, todo le daba igual - si seguía estaba bien, si se quedaba también. Tenía un bloqueo emocional y dejó de sentir la presencia de los demás, a pesar de que siempre ellos estaban cerca.

ENEBRO era de los viajeros que no tenían miedo de que no salieran adelante y a su manera quería que todos lo siguieran como ejemplo, quería influir en los demás con ansiedad e impaciencia, por lo que le daba miedo perder o fracasar en el camino que los llevaría a salir del bosque, no escuchaba las ideas de los demás y siempre quería tomar le  decisión de cuál camino los llevaría a casa.

Al final todos salieron del bosque.

Ahora son guía para otros viajeros que no han empezado aún el viaje, ya que ellos aprendieron la lección. Saben que existe un camino, y saben que la curiosidad de ir al bosque es un deseo de todos los viajeros de la vida, al que no pueden renunciar, y saben que la mayoría de los peligros son tan sólo sombras nocturnas de la imaginación.

Estos viajeros caminaron como caballeros, sin miedo, sin temor; cada uno de los doce transeúntes alcanzó la sabiduría. Este es el ejemplo que necesitamos.

GERANIO camina libre, con todo cuidado, en armonía, con entusiasmo y seguridad.

LAVANDA, en los momentos más oscuros es un cuadro de equilibrio, serenidad y paz interior,

MANZANILLA, libre de toda tensión, estable en sus emociones y sentimientos, camina en completa CALMA.

CEDRO toma el control de su Aldea haciendo un buen análisis de su constancia, presente y futura, con una mente clara y despejada dando constancia a sus proyectos.

ALBAHACA, toma contacto con su verdadera realidad, conectándose con los demás y viviendo con lucidez.

EUCALIPTO, ha encontrado el verdadero propósito en su vida, con apertura y serenidad, permitiendo echar raíces.

SÁNDALO camina relajado y confiado, conectado a su Yo interno, y eso le da conocimiento espiritual y serenidad.

ROSA ya despierta a la vida, ve todo lo positivo en los demás, tiene un gran interés y voluntad de vivir llena de amor, con un gran compromiso y responsabilidad y sobre todo con alegría.

HINOJO confía en sí mismo, en su capacidad, logrando metas e incrementando su dinamismo con voluntad y entereza.

ROMERO se comunica mejor, agradece con calidez y bondad que los demás estén cerca de él. Ya no se pierde. Está concentrado.

YLANG YLANG, ya se acepta, camina con la plenitud que le hace sentir el contacto con los demás.

ENEBRO toma su camino con tolerancia y paciencia con los demás, tranquilo comparte sus conocimientos, pasa como un aliento de aire cálido o como un rayo glorioso de sol, bendiciendo a todos.

 

“RECUERDA QUE LA MATERIA ALCANZA  SU MAYOR ESPIRITUALIDAD EN EL AROMA DE UNA PLANTA”

 

Vistas: 75

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Retos Femeninos para agregar comentarios!

Únete a Retos Femeninos

Comentario de Beatriz Herrera Medina el diciembre 14, 2018 a las 12:55pm

Hermoso!

Twitter

© 2019   Creada por Retos Femeninos.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio