Retos Femeninos

Comparte tus experiencias y conocimiento.

Si hacemos consciencia clara y responsable, nos percataremos de que somos seres frágiles. Vivimos todos los días acompañados por la muerte; a donde quiera que vayamos, llevaremos ese estigma. Para las mentes trascendentes y educadas en la humildad del conocimiento profundo del ser humano, la muerte es fuente de sabiduría, pero para los que viven atados a la frivolidad que ofrece un mundo asentado en las apariencias y el poder que esclaviza a las almas, es el enemigo acérrimo. Humanistas, intelectuales, filósofos, artistas, psicoterapeutas, chamanes y espíritus elevados de todos los tiempos: San Francisco de Asis, Black Elk, Ghandi, Madre Teresa de Calcuta, María Sabina, por mencionar algunos, coinciden en la premisa de vivir un día a la vez.

Incluso, instituciones como Alcohólicos y Neuróticos Anónimos sugieren perennemente que la vida es para vivirla en un solo día, es decir, tratar con sumo esfuerzo de que el momento que se vive sea como el último de nuestra existencia. Basta sentarse a escuchar las noticias o a leer los periódicos del mundo y encontraremos innumerables historias de héroes y antihéroes que se debaten cuerpo a cuerpo con la muerte; pero como una paradoja, nos negamos a entender que nuestra vida pende de un hilo y nos comportamos con la irresponsabilidad propia de nuestra raza.

Las noticias de todo el mundo están plagadas de historias de héroes y antihéroes que se debaten con una vida cotidiana que pende de un hilo tenue y delicado que nadie quiere notar, este es, la muerte momentánea o accidental. Salir de la casa para dirigirse al trabajo, toparse con una bala perdida y asistir al propio funeral; despertar y levantarse para ir al baño, tomar una ducha y resbalarse a la mitad de esta golpeando mortalmente la nuca, caminar sobre la acera y ser arrollado por un automovilista alcohólico e imprudente. Y así, infinidad de ejemplos.
El humano consciente comprenderá que su vida es un soplo y que cada minuto de su existencia debe convertirse en una oportunidad para dar lo mejor de si, trascender con sus actos de amor el límite de su existencia y mostrar su valiente responsabilidad frente al bello don que es la vida.



saludos.

Vistas: 76

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Retos Femeninos para agregar comentarios!

Únete a Retos Femeninos

Comentario de gloria torres el diciembre 16, 2009 a las 6:06pm
Hola Agustín! Vaya que me encantó tu escrito, si todo el mundo reflexionara así, habría menos problemas y guerras en el mundo, porque los humanos apreciarían más el estar vivos y sabrían vivir en armonía de cuerpo y espíritu, necesitamos empezar a componer las cosas desde la raíz o sea empezar por nosotros los adultos, para poder transmitir esa paz y armonía a nuestros hijos, y no se le temería a la muerte, porque sabríamos que cumplimos con todo lo que teníamos que hacer y que es disfrutar y agradecer el tiempo que se nos dió de vida y estaremos en paz y no temerosos de que se avecine la muerte, porque en fin es parte de la vida, todo en un inicio y un fin pero del cuerpo, no de las obras o palabras con amor que hayamos hecho o dicho porque eso perdurará por siempre y será el legado que dejemos.
P.D.: acabo de ingresar a retos femeninos por eso el comentario un poco atrasado, pero nunca es tarde.
Comentario de Lizeta Galeana Olívano el noviembre 29, 2009 a las 9:19pm
Hola:
En estos días he andado con muchos problemas,y aunque tengo muy entendido que la vida es efímera,y que hay que dar lo mejor de una para trascender,me he tropezado y he caído en un pozo de problemas que me han nublado la mente,pero al leer tu blog,me recordó, lo que yo ya sé y que por ningún motivo debo de olvidar:todos estamos en esta vida con una tarea y es: hacer de este mundo,un mundo mejor.Gracias por recordarmelo.Te envío un abrazo desde Acapulco.Atte. Liz.

Twitter

© 2018   Creada por Retos Femeninos.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio