Retos Femeninos

Comparte tus experiencias y conocimiento.

+ 2.1.- ALTAIR. 2.3.- AGNES, LA VIDENTE
+ Mar y Selva y el género Picaresca
+ WordPress: http://bit.ly/7oxhcW


Mar y Selva va de líder en lectoría en el primer ejercicio de VERANO DE LETRAS, con 266 visitas en el blog espejo de WordPress, con su ilustrativo trabajo CRECER O SUFRIR... Y ahora nos da una grata sorpresa al incursionar en el género de la Picaresca, donde hay qué ver de lo que es capaz una mujer presa de celos. Este es el segundo texto que publicamos on line, en el último ejercicio de nuestro taller veraniego. Leamos:


ARETE CON CELOS

Mar y Selva.


Aquél día Alejandra estaba feliz: no podía ir mejor su relación con David, tenían 36 años de casados, dos hijos con su vida hecha, problemas económicos resueltos y sólo una crisis matrimonial de infidelidad por parte de David, que aparentemente había sido superado por la pareja.

Ale, como era su costumbre, iba al Club a correr una hora para mantener activo su cuerpo. Aunque muchos años fue reacia para el deporte, ahora había entrado en una etapa de estabilidad emocional y disfrutaba al máximo cada momento de su vida, aprendió a observar cualquier pequeño detalle desde la caída de una hoja de un árbol hasta el ruido de los balonazos en la pared por parte de sus pequeños vecinos.

Esa mañana recordó que no servía la batería de su automóvil, por lo que optó por conducir el auto de su marido. Sigilosamente tomó las llaves, para no despertarlo. Salió, subió al auto y arregló los espejos a su altura, encendió el motor y se arrancó a toda velocidad rumbo al Club.

La luz roja del semáforo la detuvo, estaba esperando el verde, cuando sus ojos descubrieron en el asiento del copiloto el celular de David y… ¡un arete de mujer! Lo tomó, lo observó, no era de ella. Un mar de dudas comenzaron a invadir su pensamiento.

¿De quién sería esa baratija?

¿David le sería infiel, nuevamente?

¿Quién sería esa mujer?

¿Será jóven?

¿Cuánto tiempo llevarían juntos?

¿La amará?

¿Tendrán hijos?

Esa mañana no realizó su rutina, se sentó en una banca del parque y durante más de dos horas su cabeza trataba de discernir lo que pasaba:

- Ese hijo de p… ¿volvería a serme infiel?

Sus venas hervían de odio y resentimiento, de celos, en su cuerpo se volvió a manifestar el sentimiento de amargura por la traición anterior, sentía que el calor aumentaba en su cuerpo como en su cabeza, apretó los puños con gran enojo y en ese momento todo se nubló, solamente estaba presente la imagen de David con otra mujer, por lo cual comenzó a maldecirlo como jamás lo había hecho:

- ¡Desgraciado!

-¡Méndigo perro venido de los infiernos!

- ¡Vejete mal nacido!

-¡Mal amante!

-¡Mediocre de cuarta!

-¡Poco hombre!

Gritaba como loca, sabía que:

-¡Perro que traga mierda aunque le quemen el hocico!

Pero aún a pesar de las maldiciones que le pronunciaba a David, rompió en llanto. ¿Cómo era posible que le fallara nuevamente? Si ella le había entregado su vida entera, él había sido su único hombre, lo amaba tanto y, en un momento de "calentura" tiraba por la borda 36 años de matrimonio.

Calmada, comenzó a idear cómo llegar al fondo del asunto del arete, y empezó una planeación para dar solución a lo que la atormentaba. Contraría a un investigador privado, después de tener las pruebas en la mano, se presentaría en su rinconcito de amor y los llenaría ¡de plomo…! Las ideas iban y venían... No, mejor llevaría testigos y reporteros, para que en el diario de mayor circulación saliera en primera plana “Hombre infiel encontrado en pleno acto sexual”. Sí, sería lo mejor, a ver qué sentiría David observarse retratado con ese ¡cuerpo de boiler de vecindad de quinta, con una chica 30 años menor que él!

Imaginaba la cara de asombro de su esposo, envuelto en sábanas corrientes, desgastadas, grisáceas y percudidas y a la mujer de cascos ligeros, quita maridos, arrabalera de la vida alegre, retratada en una posición menos que comprometedora. También se veía a sí misma, satisfecha y con el dedo acusador dirigido a la pareja en señal de: “ Ese es el hombre infiel y traidor”.

Depositó el arete en un papel desechable y lo introdujo en la mochila deportiva. Era la prueba de la infidelidad, debía de encontrarle un lugar lo suficientemente seguro, pues tenía “los pelos de la burra en la mano”.

Cuando Ale entró en la su casa, David estaba sentado en el comedor leyendo el diario como era costumbre, tomando su mejor café de Chiapas recién hecho, y al verla alzó la cabeza con una gran sonrisa, a lo que Alejandra con odio en la mirada lo observó, ¿cómo era posible que le sonriera? ¡No podía ser más cínico el desgraciado!

¿Cómo no iba a tener esa sonrisa de oreja a oreja, si se estaba "merendando" a dos mujeres al mismo tiempo? Se dirigió inmediatamente a su recámara, azotando la puerta.

David al verla se levantó y fue tras ella,

-¿Pasa algo, amor?

Tocó y abrió la puerta, Alejandra estaba dentro del baño, no quería verlo, ni oírlo, pero también no quería que David se diera cuenta de su descubrimiento, por lo que contesto:

-¡Estoy bastante enojada!

-¿Por qué cariño?

- ¡Un pen… me hizo pasar un muy mal rato!

- No le des tanta importancia a ese evento, sabes que hay hombres muy imbéciles en el mundo.

- Sí lo sé, pero es que hay hombres imbéciles por todas partes.

- Sólo hay que evitarlos e ignorarlos posiblemente jamás cambiarán.


- ¡Sí, jamás cambiarán! gritó Alejandra desde dentro de la bañera.

David volvió con su gran sonrisa al comedor, a seguir leyendo su acostumbrado diario y seguir degustando su delicioso y aromático café del estado Chiapas.

Pensó Ale ¿qué fácil? si el imbécil era él y, obvio, jamás cambiaria.

Al salir del baño, se arregló más de lo habitual, debía ordenar sus pensamientos y asesorarse por personas especializadas para dar seguimiento a su plan. Primero iría con el brujo de Polanco, ¡el mejor!, para que él le confirmara esa relación, después iría con el psicólogo para descargar su odio, celos, frustración, tristeza y todos esos sentimientos que la atormentaban y, finalmente, iría con el investigador para tener la prueba final en sus manos.

Al verla tan bella, David le dijo:

- ¡Qué linda te ves! No me he equivocado, eres la mujer de mi vida, nuevamente sonrió alzó su taza de café y volvió a beber de ella.

¿Cómo era posible?, no lo podía creer, el perfecto imbécil y cínico, la perfecta combinación de un infiel, volvió a tomar las llaves del auto de David y se dispuso a salir rápidamente, a lo cual él le dijo:

- ¡Te voy a preparar ese exquisito pescado a la mantequilla que tanto te gusta amor!
Ale sólo movió la cabeza afirmando, y diciéndole:

-¡Gracias, no tardo!

Ya en Polanco con el Brujo Mayor, confirmó sus sospechas, era el arete de una mujer, pero a diferencia de lo que ella pensaba, era de una mujer mayor de edad con una buena posición económica, pues la calidad del arete y lo antiguo de la orfebrería, arrojaban dichos resultados.

Este sujeto le propuso una limpia, una atadura, unas velas, polvos mágicos para que el amor surgiera, un alejamiento y salación para la tercera en discordia, todo lo habido y por haber para que su matrimonio se salvara. Alejandra prometió regresar durante esa misma semana, cuanto tuviera su propio auto y poder cargar con todas las herramientas necesarias para “salvar” su matrimonio.

Después se dirigió con el Psicólogo, al entrar tomó asiento y comenzó el interrogatorio, por parte del especialista:
Buen día señora Salazar ¿En qué la puedo servir? ¿Algún problema?

Ale comenzó a relatar lo sucedido y pacientemente el Psicólogo Suárez la escuchaba detenidamente, haciendo una que otra anotación, a lo que al finalizar su relato, de sus maldiciones, dolor, amargura y decepción por tal infidelidad, éste pregunto:

-¿Qué piensa hacer?

-Pues, ¿matarlo o, hay otra solución? ¡Para acabar con la rabia hay que matar al perro!

A lo cual Suárez le dijo:

-Si piensa en matarlo, no debería estar viéndome a mí.

-¿No, entonces?

-Pues a un abogado, a él lo necesitara más que a mí, ya que lo que piensa hacer va a traerle consecuencias graves.
Alejandra se levantó como resorte del asiento y le dijo:

-Bien dice mi marido, ¡hay hombres muy imbéciles en el mundo y usted es uno de ellos!

Salió del consultorio a paso apresurado, azotando por segunda vez en el día la puerta que se cruzó a su paso. Ahora sólo quedaba visitar al detective privado.

Al entrar al despacho del investigador, Alejandra comenzó a dar todos los datos necesarios de cómo rastrear a su marido. Quería todo, fotos, videos, detalle de todo paso dado por David, no quería dejar ningún cabo suelto.

El detective tomó nota, le comentó que lo que ella buscaba era muy difícil de conseguir, por lo cual lo que sus honorarios se elevarían 30% más de lo habitual. Segura, decidida, ella dijo:

-No importa estoy dispuesta hasta dar un 60% más, siempre y cuando consiga todo lo que quiero y necesito.
Dio claras órdenes de que quería informes a diario y que hoy mismo debería comenzar esa investigación. Al salir del despacho se sentía feliz, pues esto sería la respuesta a tan grande problema que la aquejaba.

Conducía el automóvil hacia su casa y, pensaba que no iba a soportar tener a David cerca, ya le molestaba hasta su tono de voz y no se diga su cínica sonrisa, que en determinado momento la había conquistado, pero seguramente esa misma sonrisa era la que le brindaba a la “vieja trepadora” con la que tenía su idilio clandestino. Al llegar y estacionarse se dio cuenta de que su automóvil no estaba y, entonces, los celos comenzaron a invadir su cabeza, cuerpo y razonamiento.

En ese momento sonó el celular de David, el cual contestó:

-¡Bueno!

A lo que una mujer respondió:

-¿Quién habla?

-¿Me podría comunicar con el señor David?

Alejandra replicó:

-¡Eso me pregunto yo!

Y con voz retadora dijo:

-¡Soy su esposa! No la puedo comunicar con él, obvio.

-Podría preguntarle si él tiene el arete que…

Enojada y rabiando de celos Alejandra colgó e introdujo el celular en su bolso. Se bajó del auto y entró como zombi a su casa, los pensamientos iban y venían, ya no había duda, ¡existía otra mujer!

¡Este desgraciado! No tiene vergüenza, cínico de quinta. Al entrar vio preparada la mesa con el pescado a la mantequilla que le había prometido, había un recado escrito con puño y letra de David que decía:
“Cariño: Cambié la batería a tu auto y salí a probarlo en caso de que llegues, espérame para comer juntos, no tardo. Te amo. ”

En esos momentos David llegaba con el automóvil, entró y con su sonrisa de dijo:

-Ale, ya todo está listo, vamos a comer,

Alejandra no sabía qué hacer, lo mejor sería no levantar sospechas, así que se dirigió con paso lento al comedor. David sin imaginar lo que pasaba por la mente de su esposa, le señaló su lugar y amablemente le ayudó a sentarse.
Cuando ya habían acabado de comer, David dijo a Alejandra que por la noche iba a salir con sus amigos, que era la despedida de soltero del hijo de Rodrigo, y que no podía faltar.

Alejandra le preguntó:

¿A qué hora vendrás?

-No lo sé, no te preocupes, quizá tarde pero lo sabrás cuando llegue.

Alejandra no contestó, sin embargo se enojó, su cabeza comenzó a estructurar todo lo que iba a pasar, era mentira lo de la despedida de soltero, seguramente iría a ver a su amante.

Ya entrada la madrugada David se divertía de lo lindo, todos los hombres ahí reunidos hablaban de sus infidelidades, y el turno de David llegó por lo que éste comento:

-Cuando me casé con Alejandra sabía que “era la mujer de mi vida” .

Todos comenzaron a chiflarle, entre mentadas de madre y carcajadas, David calmando los ánimos añadió:

-Si es la mujer de mi vida… “Más no la única en mi vida”,

Los amigos le aplaudieron y le dieron varias palmadas en la espalda, en señal de aceptación de ser parte de la pandilla de Casanovas.

Uno de ellos gritó:

“Me conformo con el 10 por ciento de mujeres que mi esposa piensa que tengo”

Apoyaron el cometario entre carcajadas, silbidos, gritos y aplausos.

David se despidió pues tenía un asuntillo por ahí qué atender, y si no era ahora ¿cuándo? Todos rieron y él con unos tragos encima se retiró.

Alejandra por el contrario vivía un infierno, pensando ¿qué estaría haciendo David? se decía y se repetía constantemente.

-¿Estará con esa zorra? ¡Pero de mí no se burla! ¡Me las voy a cobrar una a una!

Tomó de su bolso el celular de David y vio el número del que había llamado la mujer, marcó eran las 2:40 am, no contestaba, pero insistía, hasta que al fin tuvo suerte, una voz de mujer sumamente agitada se dejó escuchar al otro extremo de la línea:

-Buenoooooo, ¿Quién habla? Mmmmmmm… Así, así, así…

Alejandra escuchó ruidos extraños, besos entrecortados y quejidos de placer.

-¡Desgraciado! ¡Demonio del Averno!, no tienes remedio… ¡Esta con esta zorra!

Pensó, pero no colgaba, seguía inmóvil escuchando esa orquesta de sonidos amatorios, hasta que no pudo soportarlo, colgó y aventó lo más lejos posible el celular, lloró amargamente hasta que se quedó dormida.

De pronto, Ale sintió unas manos sobre su cuerpo que se majeaban torpemente sobre sus senos y su sexo, pero la respiración impregnada de alcohol y el recuerdo anterior de lo que había escuchado, hizo que gritara con todas sus fuerzas a David:


-¡Déjame no tienes vergüenza!

El contestó lentamente como tratando de articular palabra:

-Poquita, pero me la aguantooo…

-¡Además vienes borracho! ¡No te has bañado!

David contestó:

-¿Pa´ qué?, vengo oliendo al bouquet de lo que disfrute hace unas horas…
Alejandra le dio un aventón y como pudo a gatas se pasó al otro extremo de la cama, diciéndole:

-No te atrevas a tocarme, mucho menos a abusarme, no quiero hacer el amor contigo, me das asco, hueles a hotel barato, que no te llenas con una, olvídate de que yo vuelva a estar contigo: ¡Quiero el divorcio!

Sin embargo, David no contestó ninguna de sus ofensas. Sus ronquidos la hicieron entrar en razón, ¡el cínico se había quedado dormido!, Alejandra no sabía si dar gracias o maldecirlo doblemente, no sabía si reír o llorar, pero el enojo y la frustración comenzaron a invadirla:

-Mal nacido, ¿cómo es posible que te hayas quedado dormido?

¿Acaso ya no era tan bella como hacer sentir a David un deseo incontrolable de poseerla? No… la respuesta es que ya está viejo y viene de estar con la “zorra”,un doblete y en su estado era imposible.

A la mañana siguiente había quedado de ver a su amiga Vero, para contarle su desgracia y desilusión, en la "Casa de los Azulejos". Después de hora y media de explicarle detalle a detalle toda la historia, Verónica como buena confidente aprobó las decisiones de su amiga y aún echándole más leña al fuego externó:

-Ay amiga, “piensa mal y acertarás”. Ya te la hizo una vez, y lo perdonaste, recuerda “Árbol que nace torcido, jamás su tronco endereza”.

En ese momento Ale recibió una llamada de su casa a su celular, era David, le preguntó si había visto su teléfono y ella contestó:

-No, no tengo ni idea de donde esté.

Incluso le sugirió:

-Marca desde casa y debe de sonar, así sabrás donde está.

-Gracias Amor, ¿Sabes? Tengo que salir voy a tardar hoy no comeré contigo, disfruta tu día, “Te Amo”.


Colgó y comentó a Verónica:

-Seguramente se va a ver con esa

Vero la calmó y siguió escuchando la desgracia de Ale.

Después de cinco horas de lamentaciones, las amigas decidieron que era tiempo de realizar unas compras, para poder olvidar un poco la angustia, el dolor, la tristeza, los celos, el odio, la decepción y demás emociones que David había generado en el corazón de Ale, ambas se despidieron. Era la hora de la verdad, Alejandra tenía cita con el detective.

La entrevista con el investigador era fundamental, había resultados y los tenía en su poder, dentro de su auto lentamente abrió el sobre color paja y comenzó a leer, el contenido era desde las 7:00pm del día anterior, hasta las 18:00 hrs de hoy, sus ojos buscaban ansiosamente las horas en que había salido al supuesto evento con sus amigos, y efectivamente confirmaba que había estado bebiendo con sus amigos, y que al salir se dirigió a su casa.

-Entonces, ¿él no estaba con la zorra?,

Hoy había salido con una mujer de edad, pero la dirección que daba el investigador era la de la madre de ella, ¿cómo era posible esto? ¿No lo podía creer? Al fondo del sobre sintió otro sobre pequeño, eran unas fotografías que confirmaban los hechos, pero en una de ellas se veía claramente que a su madre le faltaba un arete y ésta iba acompañada de su enfermera, joven mujer amante de un striper, que desde hacía unos meses la atendía.

Alejandra sintió como si le hubieran vaciado un balde de agua fría, se asumió culpable por no confiar en su marido, por lo estúpida e imbécil que había sido en llevar y actuar de esa manera tan inmadura. Se sentía peor que rata de alcantarilla de Tepito, avergonzada por tanta tontería que hizo en tan poco tiempo, se dio cuenta que aún traía arrastrando las cadenas del pasado ¡era hora de soltarlas!


Al llegar a su casa, David estaba preparándose su delicioso café, dejó las llaves del auto en el comedor y sigilosamente entró a la cocina, lo abrazó por detrás como ocultando su vergüenza y culpabilidad, sin embargo, David le preguntó:

- ¿Sabes? He visto a tu madre y me preguntó si vi en mi auto uno de sus aretes, le dio órdenes a su enfermera para que preguntara pero no tuvo respuesta.

-Yo encontré el arete en tu auto, después se lo entrego.

David se volteó y con su gran sonrisa le dijo:

-Cariño, ¿hoy no te encontraste a un imbécil que te hiciera pasar un mal rato?

Ale con lágrimas en los ojos le contestó

-No amor, acabo ahora mismo de abrazar al hombre que amo y me ama a pesar de mis arranques de locura y enojos sin justificación.

Éste sonrió, y le dio un apasionado beso, Alejandra correspondió con la misma intensidad, dejándose llevar por las caricias ardientes y sensuales de David. Ahora ya no había duda, ese hombre era el amor de su vida.

El exquisito aroma del café comenzó a impregnar el lugar y ser fiel testigo de la entrega de la pareja.

Vistas: 199

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Retos Femeninos para agregar comentarios!

Únete a Retos Femeninos

Comentario de Marinna el mayo 17, 2010 a las 3:33pm
ja ja ja ésto me hizo recordar cuando mi hermana y yo tuvimos una vuelta y ella tomó las llaves del auto de su esposo, mismo que yo conduje, por tanto ella iba en el asiento del copiloto...durante el recorrido hubo la necesidad de abrir la guantera y cuando lo hizo encontró un pañuelo deshechable con labial, claro que a ella no le duró tanto la tortura pues llegando a casa, en la primera oportunidad explotó reclamando a su esposo...éste se volvió de la forma más tranquila y le contestó "ese papel tú lo dejaste ayer que te limpieaste la boca"...zas! Nunca olvidaré la cara de mi hermana...pero no puedo dejar de mencionar que para que la burra se hiciera arisca mi cuñado contribuyó y bastante, so, eso inició en mi hermana cierta inseguridad, cierto. Es interesante cuando uno puede observar desde fuera este tipo de juegos, es muy doloroso y confuso cuando una está dentro del juego...
Comentario de Lucina el diciembre 14, 2009 a las 1:34pm
Hola! me pareció uy divertido e imaginativo! me gusto!
Saludos, Lucina
Comentario de Diana Alejandra el diciembre 6, 2009 a las 6:33pm
Eh leido esta, tu siguiente narrativa...Y me ah dejado mucho q pensar. Es verdad, solemos-los celosos como yo- crearnos historias a partir de nada, ya imaginamos todo el escenario y luego nos damos cuenta q nada q ver...Y nos sentimos avergonzados despues por ser tan mal pensados..Q horror ¡ Hay q quitarnos esa inseguridad.Como siempre agradesco q compartas tus escritos, hasta se me antojo tomarme un aromatico cafe, aunq no sea del estado de Chiapas,q mas diera yo..
Comentario de Maria Teresa Cortez Villa el diciembre 4, 2009 a las 8:34pm
Orale que buen punto jajaja ...ya en serio que exelente narrativa y que fabulosa parabola...mujeres hermosas, somos la creacion divina creamosnosla y dejemos lo que no podemos solucionar en las manos del creador,vivamos vivas!!! somos puro corazon como intentamos ser cerebro para eso estan ellos...
felicidades y gracias por compartir
Tere Cortez
Comentario de Letty C.T. el diciembre 4, 2009 a las 10:02am
felicidades, me encantó, yo también lo hubiera seguido y hubiera hecho un escándalo, pues cuando ya te han mentido una vez es muy difícil volver a confiar en ellos. Ellos olvidan muy fácilmente (cuando es referente a ellos) pero es muy difícil olvidar para siempre.
Comentario de g@by escoto el noviembre 22, 2009 a las 7:43am
wuauuuu, sabes tu relato en es de lo mas realista, aunque penosamente he de confesar que en ocaciones me ha pasado lo mismo, y miles de veces la actitud que tomamos entre mujeres, no es objetivo, tristemente nos encargamos de echar mas leña al fuego, en lugar de tratar de poner orden en la mente de una amiga que en ese instante no puede ver mas allá de sus celos, y no se por que pero me dá la impresión de que estas cosas nos pasan a la mayoría de las mujeres. saludos a todas¡¡¡¡¡ y salud por el arete de los celos
Comentario de Izamar Estefani Calderón Vega el noviembre 19, 2009 a las 6:38pm
wow !!!


estoy impactada .. esq es tan perfecto !!


esq ... aww .. no tengo palabras para describirlo pero me senti

identificada con esto !

es como que ... aww ... quiza yo no mandaria un detective


pero .. uno a veces se equivoca


esto fue genial


muchas felicidades ... y gracias por compatir

esta magnifica historia
Comentario de Dora Corrales el noviembre 19, 2009 a las 5:01pm
FELICIDADES ESTUVISTES GENIAL CON ESTA HISTORIA TAN PADRE Y TAN EDUCATIVA.
Comentario de Lizeta Galeana Olívano el noviembre 17, 2009 a las 8:15pm
Gracias por enviarme este relato,pero es definitivo que siempre que nos es infiel el marido,nos queda ése malestar y todo lo queremos investigar,y como dice el dicho el que busca encuentra,sea agradable o no.Pero éso sí ,cuando decide una seguir y perdonar tiene que ser de verdad,y no volver a tocar el tema por que las afectadas somos nosotras por que ellos no tiene conciencia,memoria y mucho menos vergüenza.Lo que sí es verdad es que no debemos juzgar sin tener pruebas.
Comentario de DEYRA OCHOA el noviembre 16, 2009 a las 1:39am
NIÑA :
EMPECE A LEERLO POR CURIOSIDAD Y ME ENGANCHASTE, LO TERMINE TODO.
LIGERO,AMENO CHISTOSO, MUY RICO¡¡¡
FELICIDADES¡¡

DA CLICK A LA IMAGEN

Twitter

© 2020   Creada por Retos Femeninos.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio