Retos Femeninos

Comparte tus experiencias y conocimiento.

Sinceramente jamás pensé escribir sobre este tema porque sin duda son tiempos de incertidumbre para todos y no nos atrevemos a mostrarnos vulnerables. Lo viví y la verdad nunca pensé que pudiera pasarme.

Hoy celebro la vida más que nunca: He superado al covid y hoy expreso mi gratitud a Dios por su gran amor y misericordia. Sobreviví a esta dura prueba. Estoy viva, ya estoy bien, pero la verdad profundamente conmovida y agradecida por el valor que ha tomado para mi el milagro de la vida a través de esta experiencia. El milagro es lo cotidiano, lo más simple de la vida.

Puedo decirles que son muchos detalles, muchas vivencias, es como toda una vida en pocos días. Sin duda, días de oscuridad pero ser una mujer de fe y estar conectada con mi luz interior me ayudó a hacer la situación más llevadera. Claro, cumpliendo también el tratamiento médico al pie de la letra.

Cada día añoré como nunca lo había hecho: despertar cada día y poder ver las nubes, poder escuchar la voz de mi madre, el canto de los pájaros, ver la gente pasar, ver a los chamos en la tarde en sus bicicletas detrás de mi casa, poder oler y saborear mi café en las mañanas, andar descalza en casa, disfrutar de mis canciones favoritas y sonreír, esta vez podía sentirlas, experimentarlas de una manera distinta. Sentirme viva.

Reflexionaba sobre el valor de la familia, en el afecto a los grandes amigos, en cuanto los extraño y quiero compartir con ellos porque la vida es un ratico, es muy breve y se nos va en un abrir y cerrar de ojos como agua entre los dedos.

Sigo reencontrándome a través del mensaje que encontré en esta prueba, viviendo en plena conexión a nuestra fuente: Dios en cada uno de nosotros y reflexionando acerca de mi propósito de vida. Siguen siendo días de profunda introspección, sanación del alma y de mi SER. Sentir de cerca de la muerte te invita a vivir genuinamente la vida. La vida es una invitación a extender el amor que somos.

Hoy te invito a vivir.
Vive, vive en gratitud y fluye con la vida. 
Perdona, perdona todo, también recuerda perdonarte a ti mismo.
Y ama, ama profundamente.
Sé buena persona.

Dios es amor y el amor es Dios y esa es la más profunda esencia de la vida.

Posdata:  Renazco como flor de loto, en mi segundo nacimiento: Aquí y ahora.

Con amor y gratitud;

Mayer Romero

@soy.mayer

Vistas: 114

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Retos Femeninos para agregar comentarios!

Únete a Retos Femeninos

DA CLICK A LA IMAGEN

Twitter

© 2020   Creada por Retos Femeninos.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio