Retos Femeninos

Comparte tus experiencias y conocimiento.

A cierta edad, por lo general durante la adolescencia de nuestros hijos, los padres pasamos de ser héroes a villanos, y sus amistades cobran protagonismo.
Hasta los 10 u 11 años, somos un referente y un modelo a seguir, pero en la edad de la adolescencia, los progenitores perdemos valor y los amigos se vuelven el pilar de sus vidas.    
No te angusties si estás viviendo esta situación, de nada servirá que tengas celos o te sientas desplazado.   Los adolescentes deben de pasar por esta etapa de la misma forma en que lo hiciste tu.   La obligación como padres es apoyarlos, tener calma y mucho sentido común.
¿Por qué son tan atractivos los amigos y los padres dejan de serlo?    La comunicación es un pilar fundamental en esta edad.   Ellos conversan sobre música, novios, ropa y lo que está de moda, de las clases y profesores que les gustan y no les gustan, las aficiones que comparten, las nuevas tecnologías, etc., etc.
En cambio, a los padres nos gusta saber que hacen en la escuela, como les va de calificaciones y les aconsejamos sobre algún amigo o amiga que no nos gusta.  
Si queremos mejorar la comunicación tendremos que hablarles de lo que a ellos les atrae.   Si queremos confianza, tenderemos además que compartir confidencias de lo que vivimos cuando jóvenes.
A la mayoría de los padres, las conversaciones que sus hijos mantienen con los amigos les pareces superficiales y tontas.  Mientras se mantenga esta actitud, los hijos estarán más lejos que cerca    Tratemos de ponernos en su lugar y hacer un poco de memoria.
Los adolescentes poseen un gran sentimiento de pertenencia, están en un grupo con el cual se identifican y son aceptados.  Con los amigos se sienten comprendidos, sus cambios físicos, emocionales y hormonales son comunes y se perciben como iguales,  se apoyan de forma incondicional.    Esto es indispensable para cada uno de ellos.
Ahora bien, ¿cómo actuar?  La mejor medicina es la prevención y comparto contigo algunos consejos para lograrla:
- La mejor manera de conocer que hacen y con quien salen tus hijos es invitar a los amigos a casa, cenar con ellos, prepararles un plan atractivo.   Observa como se relaciona tu hijo con ellos, el papel que asume.    No hagas de inmediato juicios de valor o críticas.    Convive con ellos, pero sin exagerar,  dales su espacio.   Si realmente consideras que uno de ellos ejerce mala influencia en tu hijo, habla con él, dale tus argumentos y que él decida.  Si tienes razón, tarde o temprano se dará cuenta.
- Paciencia:  con los gritos y las imposiciones continuas solo generas distanciamiento.  Mantén la calma.  Déjalo que se equivoque, que piense por sí mismo, no le des todo hecho, ni siquiera las ideas.
- Da lo mismo que quieras recibir de él:  si quieres transparencia, se transparente;  si quieres franqueza, no le mientas, y si quieres confianza…cuéntale cosas en la medida en que puedas contarlas.   Trata de que la comunicación sea en ambos sentidos.
- Permite que sea autónomo, que sea responsable y tome sus decisiones.
- Negocia lo que sí es negociable y no sientes precedentes con lo que no lo es.  
- Cuida el entorno en el que se mueve tu hijo y las actividades que realiza.  Llévalo a lugares sanos y que conozcas bien, anímalo a que practique algún deporte.
Seguramente te preguntarás y ¿cómo promover que nuestros hijos mantengan amistades sanas y respetuosas?:
- Con los amigos es importante mantener el respeto y las buenas maneras.  Es decir, entre ellos y contigo no se pueden insultar, chantajear ni humillar.  Si esto ocurre, ponerle alto de inmediato.
- Transmíteles que no se habla mal de otros, eso incluye los chismes y el bullying.    Entre amigos, esto no sucede.
- No comentar secretos de los amigos ni contar confidencias a las personas que no son de confianza.  Cuando se nos escapan lo secretos, perdemos la confianza de los amigos.
- Incúlcales el valor de respetarse a si mismos.  No se suplica el cariño ni la amistad de nadie que no la quiera dar.  Tienen que saber que la amistad no tiene precio, que es algo sin condiciones y nadie puede ponerles normas para ser su amigo y mucho menos que dejen de ser amigos de otras personas importantes para ellos. 
- Los amigos deben concentrarse en hablar de lo que les une, no de lo que los separa. 
Los amigos son muy importantes en la vida de tus hijos, sobretodo si son adolescentes.   Tu no debes ni puedes elegirlos por ellos, pero si puedes ayudar a que lo hagan.  Como dijo Benjamín Franklin: un padre es un tesoro, un hermano es un consuelo; un amigo es ambos.
Lucía Legorreta de Cervantes Presidenta Nacional de CEFIM, Centro de Estudios y Formación Integral de la Mujer. cervantes.lucia@gmail.com www.lucialegorreta.com. ;  Facebook:  Lucia Legorreta

Vistas: 29

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Retos Femeninos para agregar comentarios!

Únete a Retos Femeninos

DA CLICK A LA IMAGEN

Twitter

© 2020   Creada por Retos Femeninos.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio