Retos Femeninos

Comparte tus experiencias y conocimiento.

“Agarraré al destino por el cuello y lo desafiaré”.  Ludwig Van Beethoven.

Amanece y es mi cumpleaños…y admiro el hermoso cielo que puedo ver desde mi balcón mientras tomo mi café en esta mañana del 21 de octubre, pero también puedo sentir el dolor de muchos transeúntes que pasan días atrapados en el caos de una interminable cola de vehículos para abastecer combustible. Y así pasan los días en un país que cada día se va rompiendo cada vez más a pedazos. El próximo sorbo de café, se me ha convertido en un sorbo muy fuerte, fue como si quemara mi alma, al ver un joven de unos 20 años, hurgando en medio de la basura en busca de comida. Duele, realmente cualquier palabra se quedaría corta para expresar lo que se siente, es como si le hubiesen roto el corazón a la vida misma.

Y antes de dejar que la tristeza me atrape, cierro la puerta y decido conectarme a una de las más extraordinarias meditaciones que he realizado en los últimos tiempos y que me ha permitido volver a mi espacio de paz donde parece no haber paz. Es la meditación de la práctica de la presencia de Dios compartida por el Coach Humberto Montes.

Meditar para mí es conectar con mi espacio sagrado, limpia y purifica mi ser. Me llena de una energía renovada. Al terminar mi meditación, surge la inspiración para escribir estas líneas y me he puesto a pensar en las razones que me inspiran para seguir siendo resiliente en medio de esta guerra y comprendo que son 7 poderosas razones, 7 motivos, son los 7 códigos de mi alma, conectados a mi fuente vital que me permite seguir con una actitud de gran firmeza y determinación trabajando por un gran proyecto impregnado de gratitud y que emana desde la esencia de mi ser (mi ikigai en la filosofía japonesa):

1.- Siento que es hora de compartir todas las herramientas que me han permitido crecer como mujer y ser una mejor versión de mí.

2.- Amo enseñar a las mujeres a crecer desde su esencia como lo he hecho durante los últimos años.

3.- Me llena de felicidad ver a las mujeres de mi entorno cuando sanan su alma y empiezan a liderar sus vidas.

4.- Es una valiosa oportunidad para compartir toda mi experiencia de años de investigaciones, lecturas, certificaciones y mentorías, que he realizado con grandes líderes como Vishen Lakhiani e Ismael Cala, en materia de liderazgo, crecimiento personal y negocios.

5.- Sueño con que todas las mujeres de Venezuela a pesar de la tormenta, logren estar plenamente conectadas al propósito de su alma para hacer cosas extraordinarias por nuestro país.

6.- Creo que este tiempo nos ha demostrado que toda mujer no necesariamente tiene que ser perfecta, queremos ser prosperas y abundantes, como resultado de servir a nuestro propósito, lo demás vendrá como resultado de nuestras buenas acciones, de la constancia y la fe para seguir adelante sin importar los obstáculos.

7.- Me encanta cuando la gente deja de ser víctima de las circunstancias y se convierte en protagonista de su vida. Cuando somos causa y no efecto.

Entonces reflexiono: Deja que tu historia te transforme para que tus heridas se conviertan en un propósito mucho más grande que tus miedos. Y que hasta el último aliento de vida sepas que creíste en ti y en la fuerza de tus sueños. Así, todo habrá valido la pena.

Recientemente leía un libro sobre el método Ikigai del escritor Francesc Miralles, el cual se ha convertido en uno de mis favoritos y cito una frase que viene a mi memoria a través de este proceso de reflexión: "La belleza siempre gana, sobrevive al paso del tiempo. Por eso merece la pena quedarnos con lo bello de nuestra vida". 

Respiro.
Renazco y fluyo con la vida…como una flor de loto.
Una pesadilla también puede conducirte a conectar con tus sueños.

Gracias por leerme.
Con amor y gratitud;

Mayer Romero.

@soy.mayer

Vistas: 45

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Retos Femeninos para agregar comentarios!

Únete a Retos Femeninos

DA CLICK A LA IMAGEN

Twitter

© 2021   Creada por Retos Femeninos.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio