Retos Femeninos

Comparte tus experiencias y conocimiento.

LITERATURA EMOCIONAL ¿TIENES PODER EN LA HISTORIA DE TU VIDA? (parte 1)

¿Te has dado cuenta de que tienes un monólogo en tu mente todo el tiempo? Es decir, que constantemente estás narrando escenas en tu mente, recordando conversaciones e imaginando posibles nuevas respuestas que no se te ocurrieron en el momento que se transcurrieron dichas conversaciones o discusiones. Es más, en cuestión de segundos puedes pensar en distintos escenarios, situaciones, reacciones e imágenes que responder ante los argumentos que imaginas que te podrían decir las personas con las que te relacionas.

La mayoría de las personas que buscan mi asesoría como Terapeuta Emocional por Objetivos, me refieren estar desgastadas tanto física como anímicamente por este proceso mental, de hecho algunas personas se sienten “víctimas de sus pensamientos” porque aún no han aprendido a manejar su narrativa interna, por ello consideran que no tienen poder o influencia sobre sus propios pensamientos ni sus sentimientos.

Así es que para tomar poder sobre tus propios pensamientos y en la historia de tu vida, te comparto el entrenamiento emocional que he diseñado y aplicado con mis pacientes a través de varios años, llamado “Relaciónate sin Drama”.

Empecemos entonces, entendiendo cómo funcionan algunos aspectos de nuestra mente, desde la perspectiva de la neuro-psicología, se explica que el pensamiento humano se desarrolla a través del lenguaje e imágenes, es decir, que tus pensamientos son una narrativa mental que intenta organizar la información que percibe del exterior, que recuerda de tu pasado o bien que imagina de tu futuro. Mientras narras mentalmente una experiencia, una inmensa cantidad de conexiones neuronales traen a tu mente imágenes relacionadas y asociaciones de ideas.

Lenguaje + narrativa + imágenes ¿no te suena como a una película? Pues se trata de algo muy similar el proceso que vincula a los pensamientos con las emociones, de la creación de historias a través de la narrativa interna que se transcurre todo el tiempo en nuestra mente. Resulta que tu organismo reaccionará químicamente ante las historias que te narres en tu cabeza, por ejemplo, si ves una película que captura tu atención, “te metes en la historia” y comenzarás a sentir sensaciones corporales y emociones estimuladas por la trama, las escenas, la música y el ritmo de las secuencias.

Calidad de vida = la calidad de tu literatura emocional

Lo que te quiero decir con esto es que tus emociones responden directamente ante la literatura, es decir, a las historias; cuando piensas en historias o testimonios de éxito, superación o amor tiendes a experimentar una sensación de bienestar; por el contrario, cuando una persona te cuenta historias de sufrimiento, abuso, desastres o violencia, una sensación de malestar tanto físico como emocional será estimulada en tu persona.

Si bien tus emociones responden a las historias de tu entorno, el aspecto determinante en tu vida emocional es tu propia narrativa interior, es decir tu “Literatura Emocional”. Una frase relacionada con la literatura emocional, con la cual concuerdo completamente es: “Lo que nos afecta de la vida no es lo que nos pasa, sino la opinión que tenemos respecto de lo que nos pasa”; dicha opinión es la forma en cómo nos narramos nuestros recuerdos, por ejemplo, no todos los días experimentamos el dolor físico de un accidente o el dolor emocional de una pérdida o de una separación, pero si podemos sufrir cada día de nuestra vida al narrarnos de forma obsesiva, trágica, dramática o terrorífica dicha experiencia.

Ciertamente no podemos cambiar el pasado, pero sí tenemos el poder para cambiar nuestra opinión de los hechos pasados y tenemos la capacidad para entrenar nuestra mente para lograr una literatura emocional que nos llene de posibilidades de resolución en vez de desgastar nuestra salud física y mental, así como afectar la calidad de nuestras relaciones personales.

 

4 Habilidades básicas para tomar poder en la historia de tu vida

 

1.- Auto observación.- Registra tus sensaciones corporales, aprende a sentir tu cuerpo e identifica cuando sientes tensión o dolor, ya que pueden ser un indicador de pensamientos cargados de fatalidad, auto crítica o historias que te hacen sentir víctima de las circunstancias:

  • Sé consciente de tus pensamientos, aprende a salirte de la narrativa de tu propia historia para observar dicha historia y poder cuestionarla.
  • Solamente podrás transformar tu historia si dejas de entregarte a ella para elegir una nueva forma de narrarla.

2.- Identifica tu literatura emocional.- Empieza dándote cuenta de qué tipo de historias llaman más tu atención ¿qué tipo de películas te gustan? ¿qué programas de televisión ves? ¿cuáles son los temas de los que platicas? Observa tus pensamientos ¿en qué terminan las historias que te imaginas en éxito o en fracaso?

Si el tema, el enfoque de tus conversaciones o la respuesta de estas preguntas está influenciado por elementos como:

  • La injusticia y la falta de oportunidades para salir adelante, el abuso sobre los desfavorecidos, la maldad de los hombres que juegan con los sentimientos de las mujeres, es decir, con la sensación de ser víctima de un villano en la vida, te imaginas que algo o alguien es el obstáculo para que tú consigas aquello que deseas o te enganchas con las telenovelas o talk-shows y gritas al unísono “…que pase el desgraciado”; entonces puedes estar atrapado en el Melodrama.

  •  Si te imaginas continuamente la fatalidad, ves en cada esquina la posibilidad de ser atropellado, te imaginas en cada cruce un accidente de tránsito con lujo de detalle, continuamente hablas del infortunio de los demás, accidentes, muertes o bancarrota y te preocupas mucho por tus familiares porque estás convencido de que, tarde o temprano, algo malo les va a pasar, o bien, no te pierdes los noticieros y no vas al mar porque te puede comer un tiburón, ni tomas un avión porque se puede caer; todo esto indica que puedes estar abusando en tu vida de la Tragedia.

 

3.- Estimula tu narrativa interior.- La forma en la que te narras la historia de tu vida es un aprendizaje que has hecho a través de ser estimulado por las actuaciones de tus padres y familiares, por las historias a las que estuviste expuesto, leyendas populares, cuentos, programas de televisión y pláticas que se transcurrían en tu entorno social. Si los estímulos de tu pasado producen resultados insatisfactorios en tu literatura emocional, es decir, si te sientes intranquilo con tus pensamientos, manifiestas agresión y descalificación hacia tu persona, experimentas ansiedad, miedo o pesimismo; entonces toma responsabilidad y hazte cargo hoy de empaparte de nuevos estímulos para tu vida:

  • Júntate con gente que consideres exitosa y con actitud positiva, obsérvalos y aprende las palabras que utilizan para describir el mundo, investiga sus hábitos y adopta los que consideres adecuados para ti.
  • Lee antes de dormir o cuando tengas insomnio ya que son momentos muy receptivos, la lectura es un excelente estímulo emocional, escoge un tema que sea constructivo.
  • Evita la contaminación emocional, los programas de televisión pesimistas o sufrientes, no te involucres con las personas que no aportan nada propositivo a tu vida, evita el chisme y no te conviertas tú en un agente que contamine a los demás.

 

4.- Incorpora nuevo vocabulario emocional.- Recuerda que la calidad de tu vida es igual a la calidad de tu historia y literatura emocional, así es que vale la pena poner mucha atención a las palabras que utilizas para describir tus experiencias ya que son con las cuales escribes tus recuerdos.

Podrías empezar por transformar algunas frases de tu monólogo interno, por ejemplo:

  • Cuando dices “no puedo dejar de gastar compulsivamente” intenta cambiarlo por “no he logrado aún conseguir controlar mis gastos”
  • Transforma la frase “tú me haces enojar” por una expresión más responsable como “yo me siento enojado contigo, porque supongo que lo que haces es a propósito”.
  • Qué tal te parecería cambiar “aquella persona me rompió el corazón” por “yo me he roto el corazón esperando que aquella persona actuara como yo quería, la próxima vez tengo que aprender a fijarme mejor en…”

Tú puedes tomar poder sobre la historia de tu vida aprendiendo a influir en tu propia literatura emocional, eligiendo las palabras con las que narras tu mundo y decidiendo que estas palabras den instrucciones constructivas a tu mente para resolver tus desafíos. Tomar poder en tu historia es hacerte cargo de tu libertad primera y última: “Tu decisión de construir tu mundo interior y elegir la actitud que adoptas ante los suceso de la vida”.

¿Te interesa tomar poder en la historia de tu vida? Cuéntame algún tema que en particular te interese, para utilizarlo como ejemplo para nuestro siguiente paso en el entrenamiento emocional de Relaciónate sin Drama.

Por favor déjame un comentario para saber qué piensas... www.relacionatesindrama.com

Vistas: 399

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Retos Femeninos para agregar comentarios!

Únete a Retos Femeninos

Comentario de Emma Arenas el noviembre 5, 2011 a las 2:14am
Waww!! Que buen tema me encantó y lo mejor de todo fue que aprendí a ver las cosas de otra forma, gracias Nuria por ayudarnos  a relacionarnos y pensar sin tanto drama, de nuevo gracias y adelante, saludos afectuosos.
Comentario de Letizia el octubre 29, 2011 a las 9:02pm
Rigel, leí tu comentario y no pude ignorarlo, ya me estoy divorciando me falta una firma, es curioso pero en estos momentos me siento mejor que antes (desilusionada por supuesto pero lo superaré), este cambio lo tomo como aprendizaje pues no sentía que llegara muy lejos con mi pareja, siente lo mismo pues cuando se acaba es porque te llega algo bueno para que estés alerta y no te encierres en tu dolor, porque no te darás de las  oportunidades que te lleguen más adelante mismas que no llegarán jamás. saludos y mucho ánimo.
Comentario de Letizia el octubre 29, 2011 a las 8:55pm
Hoy cambié mi frase de: me divorcié porque el amor se acabó, por: me divorcié porque se me vienen otras oportunidades mejores, aceptar el cambio es bueno para seguir adelante con la frente en alto, no sentirrnos culpables por lo que no hicimos bien, gracias muy buena reflexión.
Comentario de rigel valaguez reyes el octubre 26, 2011 a las 10:56am

Este año ha sido el más difícil de mi vida ya que pasé por la roptura de mi matrimonio. Gracias a la reprogramación que he realizado de mis pensamientos, sentimientos y acciones (reprogramación emocional), y gracias a que Dios ha puesto en mi camino a las personas y herramientas correctas, estoy saliendo adelante y ya empiezo ha agradecer a la vida la experiencia vivida por el gran enriquecimiento que está dejando en mí.

Comentario de María Rosario García Juárez el octubre 24, 2011 a las 2:41pm
Cuanta razón tienes!!!!!! es dificil cambiar los pensamientos, pero no imposible. Yo soy muy optimistas, pero a veces me ganan los pensamientos y los monólogos tristes. Cuando me doy cuenta de eso. rápido cambio de canal y no dejo que me invadan todo el tiempo. Gracias por este artículo, es buenisimo. Espero los siguientes.
Comentario de Gabriela Raquel Ortiz Solís el octubre 24, 2011 a las 11:41am
Me gusto mucho tu artículo, la verdad es que no prestamos atención de nuestros pensamientos ni como vamos viviendo nuestro día a día. Cambiar los pensamientos es algo complicado pero no imposible. Agradezco estos tips y los pondré en práctica. Gracias
Comentario de marcela lópez el octubre 24, 2011 a las 10:59am

 

Muy interesante, espero con ansia la siguiente entrega

Comentario de Betty Torres Mont el octubre 23, 2011 a las 6:58pm
Muy interesante y  cierto , para poder tener palabras impecables como en los 4 acuerdos, creo que primero debemos tener pensamientos impecables. El poder  controlar todos los pensamientos que maneja tu cabeza es muy complicado pero el ser conciente lo hace mas fácil y hasta divertido. Me encanta este tema ... gracias por compartir. Saludos.

DA CLICK A LA IMAGEN

Twitter

© 2020   Creada por Retos Femeninos.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio