Retos Femeninos

Comparte tus experiencias y conocimiento.

Logros como el pase a semifinales del Premundial de la Concacaf 2014 y ganar medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de la Juventud, en la ciudad china de Nanjing, por parte de las futbolistas mexicanas sin duda es para México algo para celebrar, ya que el país obtuvo un premio por primera vez en este ámbito.

Además de este logro, debemos celebrar que la sociedad mexicana está incluyendo más mujeres en áreas donde antes no lo hacía; este avance sin duda refleja un cambio en la forma de pensar y  de vivir.

Quizá para las jóvenes futbolistas su carrera sea algo natural, pero para generaciones anteriores esto no sucedía así. Si cambios como ese han traído beneficios y logros no solo a las mujeres, sino a la sociedad en general, ¿por qué no nos atrevemos a cambiar algunos patrones de pensamiento y de conducta?

¿Podría este cambio en la manera de pensar llegar a ámbitos de la salud?

La pensadora y escritora estadounidense Mary Baker Eddy hace más de un siglo rompió paradigmas de su época; se atrevió a cambiar los patrones establecidos por su familia, amigos y la sociedad. No siempre fue fácil, pero pensó diferente sobre ella misma, sobre su entorno y hasta sobre su condición física.

Uno de los planteamientos que ella hizo es que la condición física, mental y emocional está relacionada directamente con los pensamientos, por lo que se debe observar sobre qué y cómo se piensa.

 

En su libro Ciencia y Salud ella expone: “Sé el portero a la puerta del pensamiento. Admitiendo sólo las conclusiones que deseas que se realicen en resultados corporales, te controlarás armoniosamente a ti mismo. Cuando esté presente la condición que tú dices induce la enfermedad, ya sea aire, ejercicio, herencia, contagio o accidente, desempeña entonces tu oficio de portero y deja afuera estos pensamientos y temores malsanos.”

 

Eddy también logró relacionar el origen de los pensamientos con el origen espiritual del hombre, reconociéndolo como la única y verdadera fuente de donde deben proceder los mismos. Paso a paso cada uno puede empezar por romper los paradigmas establecidos durante mucho tiempo.

Cuando se presentan pensamientos negativos, malestares físicos y emocionales, probemos cambiar el pensamiento, reconociendo como el origen espiritual aquel que se relaciona con lo armonioso,  abundante y saludable.

 

La constancia y la disciplina de pensamiento traerán como recompensa el bienestar, y así todos podrán conseguir el premio de la salud.

 

Diana Rojo es Comité de Publicación de la Ciencia Cristiana para México y escribe sobre salud y bienestar, bajo una perspectiva espiritual.

Twitter: @ComPubMexico

Facebook: facebook.com/ComPubMexico

Vistas: 47

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Retos Femeninos para agregar comentarios!

Únete a Retos Femeninos

Twitter

© 2018   Creada por Retos Femeninos.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio