Retos Femeninos

Comparte tus experiencias y conocimiento.

Somos una nación rica pero un pueblo pobre. México ocupa el decimotercer lugar en la lista de las naciones económicamente más poderosas. Sin embargo, la mitad de la población vive en la pobreza.

La riqueza no es el problema sino su escandalosa concentración. El 0.61 por ciento, es decir 661 mil habitantes, concentra ingresos mensuales de más de 800 mil pesos (500 salarios mínimos). Ocho de cada diez mexicanos viven con menos de 11 salarios, y 33 millones sobreviven con ingresos menores a 1,580 pesos al mes, en cifras de sigmarket 2008.

El problema es la miseria en que viven 11 millones de mexicanos; la pobreza que comparten casi 50 millones con carencias educativas, de salud, alimentación y vivienda; la desesperanza que los lleva a migrar, a abandonar sus pueblos y familias o que los pierde para la violencia.

Nación rica, pueblo pobre.

Los que mucho tienen justifican que para distribuir riqueza primero hay que crearla. Pero las estadísticas muestran una acentuada concentración de riqueza en una décima parte de la población, que de acuerdo con el Banco Mundial pasó del 35.4 por ciento de los ingresos en 2004 al 41.3 por ciento en los últimos cuatro años. Crece la riqueza de unos pocos y se agudiza la pobreza: en ese mismo periodo, el ingreso de la décima parte de la población más pobre se redujo del 1.5 por ciento al 1.2 por ciento.

Las políticas proteccionistas de los gobiernos hasta la década de los ochenta fomentaron la creación y el fortalecimiento de unos cuantos grupos económicos que recibieron prebendas y concesiones exclusivas que les permitieron crecer y enriquecerse, sin preocuparse de competir con otras empresas, fueran nacionales o extranjeras.

Con el cambio de rumbo hacia una política globalizadora, la apertura de fronteras y la privatización generaron una dinámica semejante a la del juego de las sillas, en la que nuevos participantes ocuparon algunas de las posiciones que antes tuvieron otros, que fueron desplazados o absorbidos por los nuevos beneficiarios del favor gubernamental. Pero el número de convidados a la fiesta apenas creció.

Si en la defensa de la economía de mercado los sucesivos gobiernos desde 1988 a la fecha hubieran demostrado consistencia ideológica, se habrían encargado de erigir los cimientos para garantizar la aparición y fortalecimiento de nuevas empresas que compitieran en condiciones de equidad con los grupos establecidos. Pero si bien la incorporación del país a los mercados financieros internacionales trajo enormes beneficios para el empresariado mexicano, la falta de condiciones para establecer una saludable competencia en prácticamente todos los segmentos económicos impidió la aparición y el fortalecimiento de nuevos grupos potencialmente generadores de fuentes de empleo bien remunerado, que propiciaran una mejor distribución de la riqueza.

Pero la concentración del poder de mercado de los grupos establecidos nunca se ha visto amenazada por la competencia. La "liberalización" del mercado no generó una dinámica de crecimiento distributivo de la riqueza porque en México el libre mercado fue y continúa siendo un espejismo. Hasta hoy, el Estado carece de estructuras y herramientas para imponer reglas o sanciones a las prácticas abusivas.

En un libre mercado competencia es el nombre del juego. Lo contrario es un truco de espejos que encubre el proteccionismo a los cotos de poder económico establecidos.

No es de sorprender que, bajo la premisa de que el dinero no tiene nacionalidad, algunos, representados por el Consejo Coordinador Empresarial, se pusieran en acción para obstruir el voto favorable del Senado a las reformas a la Ley Federal de Competencia Económica aprobadas por la Cámara de Diputados, que proponían otorgar mayores facultades de supervisión y sanción al Estado para desincentivar las prácticas abusivas y colusivas de mercado.

Pero es imperdonable que quienes dicen representar a la mayoría se presten a defender a un puñado, sacrificando la posibilidad de contribuir con la solución al principal problema de la nación: la vergonzante inequidad en la distribución de la riqueza.

Lamentablemente el cabildeo surtió efectos: por dos votos del PRI y PRD, el 7 de diciembre pasado el Senado aprobó en lo general una versión amilanada de reformas que logró ser frenada por el PAN para ser remitida a los diputados con omisiones que tendrán que ser subsanadas; y aunque el CCE logró su cometido, al descarrilar la aprobación de reformas que amenazaban sus intereses, este debate ni siquiera ha comenzado.

Vistas: 50

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Retos Femeninos para agregar comentarios!

Únete a Retos Femeninos

Comentario de lisbet monroy meza el diciembre 26, 2010 a las 2:22pm

¿Cual seria la soluciòn que propone?, es cierto que hay muchos pobres, por ingnorancia, nuestro sistema de educaciòn deja mucho que desear.  En la region a donde vivo actualmente, el grueso de los trabajadores que he conocido se conforman con sacar lo del dìa y ya. asi nunca saldremos adelante, pues para que un pueblo, cambie necesita educar a su poblaciòn. Hay demasiados vicios en todos los niveles como los erradicamos, por donde empezamos por arriba o por abajo. saludos

Comentario de ma.teresafloresguerrero el diciembre 24, 2010 a las 6:07am

MUY CIERTO TODO LO QUE COMENTA,PERO UD.QUE HIZO CUANDO ESTUVO EN EL GOBIERNO DISFRUTANDO DE TODOS LOS BENEFICIOS QUE LE DABA SU PUESTO,COMO CHOFER,CARRO,GASOLINA,COMIDAS,ETC,ETC,ETC,ETC,EN QUE AYUDO PARA QUE NO HIBIERAS MAS POBRES.

 

Comentario de Lili de Miguélez el diciembre 23, 2010 a las 6:17pm

la solución está en cada familia. una familia en la que todos trabajan y ahorran un 10% de su ingreso, es la que progresa, sin ahorro se vive muy expuesto a todo, mi sirvienta aprendió de verme ahorrar y yá tiene sus centavitos y el año entrante va a cambiarse a un cuartito más grande, el hijito de 11, vá a trabajar los sábados y podrá ahorrar esos centavitos. yá no gastan en comida chatarra, ni en las maquinitas, tampoco van a dejarle el dinero a la millonaria iglesia, QUE ES ENEMIGA DEL PROGRESO ECONÓMICO Y MENTAL,  oran en familia. todo lo que usted menciona, es política y es una mierda. yó aprendí que había que superarse a pesar de los corruptos gobiernos, sin esdperar nada de ellos- HAY QUE EDUCAR A LA GENTE QUE NOS RODEA Y TRANSMITIRLES UN MODO DE VIDA DE ESFUERZO Y AHORRO. NO HAY OTRA MANERA DE SALIR ADELANTE. LOS POLÍTICOS SIEMPRE HAN VISTO PARA SU BENEFICIO., OLVIDÉMONOS DE ELLOS Y PONGÁMONOS A  TRABAJAR Y AHORRAR.

 

 

DA CLICK Y COMPRA EL LIBRO

Twitter

© 2020   Creada por Retos Femeninos.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio