Retos Femeninos

Comparte tus experiencias y conocimiento.

Escribió Octavio Paz “Las masas humanas más peligrosas son aquellas en cuyas venas ha sido inyectado el veneno del miedo… del miedo al cambio”. Cuanta verdad encierran sus palabras, ya que tristemente vemos todavía a nuestro alrededor gentes del pueblo que a ultranza defienden a la Hidra, ese monstruo multicéfalo que durante años ha envenenado a nuestro país corrompiendo sus instituciones, doblegando las conciencias, satanizando a los libre pensadores o peor aún asesinando a los luchadores sociales.
Los adultos de ahora somos generaciones 60´s, 70´s, quienes la gran mayoría venimos de padres obreros, campesinos o pequeños comerciantes que se sacrificaron para que tuviéramos acceso a la educación y lográramos un mejor país. Desafortunadamente y paradójicamente muchos de estas generaciones hemos perdido la conciencia de clase y por ende la conciencia social; Tenemos un mejor nivel de estudios que el que tuvieron nuestros progenitores y logramos insertarnos en la sociedad con un mejor status (en algún efímero momento).
¿Pero que nos ha pasado? ¿En qué momento dejamos de ser lo que verdaderamente somos? ¿Cuándo empezamos a parecer? ¿Quién o qué nos hizo avergonzarnos de nuestro origen? ¿Por qué nos cosificamos?
Recuerdo que cuando estábamos en la prepa o la universidad criticábamos ácremente el “American Way of Life”, esa sociedad de consumo en la cual lo importante era tener y no ser y ¡Oh sorpresa! fuimos asimilándola paulatinamente. Empezamos a querer tener para no parecer o para aparentar; entramos en un estado de confort que hasta “nos dimos el lujo” de mandar a nuestros hijos a escuelas privadas , y aunque a crédito (como la gran mayoría de las veces), les compramos sus ropas de marca; con un embarque mayor los mandamos a pasear a Disney o a Orlando ¡y lo peor! Nos causa gracia su forma de hablar ¿Ves? ¿O sea? para diferenciarse de los “nacos” (el colmo es que muchos de nuestra generación los imitamos ¿o no guey”).
Contemporáneos y cercanos a nosotros, sabemos que ese “confort” en el que vivimos se ha desvanecido, que nuestra indolencia dejo crecer a la Hidra y ella tiene en vilo al país y no los que están luchando contra ella; nos está haciendo creer que si le cortamos sus cabezas el país va a caer en el caos, por eso está ocupando su último aliento para atemorizarnos y hacernos dudar que podemos arrancarle el último hito de vida.
El domingo vamos a enfrentar a la hidra y sólo la podremos vencer con tres cosas: La conciencia de clase, la conciencia social y el voto por un cambio verdadero.
Cacho.

La diferencia entre un esclavo y un ciudadano es que el ciudadano puede preguntarse por su vida y cambiarla.( Alejandro Gándara)

Vistas: 70

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Retos Femeninos para agregar comentarios!

Únete a Retos Femeninos

DA CLICK Y COMPRA EL LIBRO

Twitter

© 2020   Creada por Retos Femeninos.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio