Retos Femeninos

Comparte tus experiencias y conocimiento.

EL PRESIDENTE ESTÁ MAL INFORMADO EN TELECOMUNICACIONES

Entrevista en www.mediatelecom.com
(Media Telecom -- Tiene como propósito constituirse en un instrumento de análisis de fondo, que permita reflexionar sobre la agenda pública que en materia de medios y telecomunicaciones se posiciona en el espacio informativo.)

El presidente Felipe Calderón estaba mal informado sobre el rumbo de la industria de las telecomunicaciones en México, asegura Purificación Carpinteyro, ex subsecretaria de Comunicaciones y actual analista del sector. “Se le proporcionó información incompleta sobre el panorama del sector. En temas ríspidos y peligrosos que pudieran involucrar una confrontación con los operadores, el presidente no cuenta con información necesaria para tomar una decisión adecuada”.

Esta mala información sería la causante de la animadversión del Ejecutivo federal hacia Telmex, el desconocimiento de las prácticas anticompetitivas que comete Televisa y las prebendas que ha recibido. “Al presidente le han dado todos los argumentos para conocer cómo Telmex lleva a cabo sus prácticas anticompetitivas en el sector de las telecomunicaciones, pero no le han proporcionado información sobre las que realiza Televisa. Calderón está muy consciente de las acciones de Telmex, pero no ha recibido la información de todos los privilegios que ha recibido Televisa y de las prácticas monopólicas absolutas en la industria de la televisión por cable, las cuales le han merecido sanciones por parte de la Comisión Federal de Competencia (CFC). Nada de eso ha sido transmitido al presidente. Por un lado, piensa que existe un monopolio que debe ser frenado y, por el otro, nadie le ha explicado que la mayoría de los operadores de cable están controlados por Televisa.”

Carpinteyro habla con conocimiento de causa. Su diferendo con Luis Téllez, ex secretario de Comunicaciones y Transportes, obedeció, entre otras cosas, a que no le proporcionaba información “precisa y concreta” al presidente. Como parte de su proyecto al frente de la Subsecretaría de Comunicaciones de la SCT, Carpinteyro buscó generar competencia en el mercado de la convergencia digital permitiéndole a Telmex la entrada a la televisión por cable, lo cual requería el cumplimiento de ciertos requisitos por parte de la empresa telefónica (sobre todo en materia de interconexión y de consolidación de áreas locales) y el cambio en su título de concesión.

“El plan consistía en negociar con Telmex y llegar a un acuerdo satisfactorio con todos los operadores, aunque sabíamos que la Cámara Nacional de la Industria de Telecomunicaciones por Cable (Canitec) y sus miembros se opondrían porque no les conviene tener competencia. Llegamos muy lejos en las negociaciones. Todos los operadores de telecomunicaciones conocieron los temas de la negociación, dieron su punto de vista y estuvieron de acuerdo con los requisitos que se le exigían a Telmex.”

Pero explica que también buscó crearle competencia a la empresa de Carlos Slim a través de la licitación de los derechos de vía de los gobiernos federal, estatal y municipal para crear una red alterna de fibra óptica para ofrecer servicios de Internet de alta velocidad. “No sólo dos hilos sino los que fueran necesarios para crear una verdadera red de Internet muy potente que le hiciera frente y compitiera con la infraestructura de Telmex, obligándolo a invertir. La fibra óptica no es cara sino la instalación. Era una licitación de derechos de vía inversa, no tanto de cuánto ganaría el Estado, sino de que se garantizara el mayor alcance y cobertura posibles.”

Es decir, el plan integral consistía en permitir que Telmex compitiera en televisión restringida pero, al mismo tiempo, se creaban las condiciones para que otros operadores lo hicieran en infraestructura de redes. A decir de Carpinteyro, Luis Téllez sólo habría mal informado al presidente sobre la primera parte del proyecto, omitiendo intencionalmente la segunda, lo que hacía ver a la entonces subsecretaria como “demasiado benevolente” con Telmex.

“Obviamente, la negociación razonable con Telmex ponía en riesgo el monopolio de los cableros, encabezados por Televisa, en cada una de sus regiones. Presionaban de manera sobrehumana y llegaron a hacer una campaña de desprestigio para crear todo tipo de suspicacias y para que el presidente pensara que yo favorecía a una de las partes, sin considerar las prácticas anticompetitivas de los otros. Téllez actúo con base en esa presión.”

Además de la competencia en el mercado de la convergencia y la licitación de los derechos de vía, el proyecto de Purificación Carpinteyro al frente de la subsecretaría de Comunicaciones consistía de otros cuatro puntos: 1) la licitación de dos canales de televisión abierta digital pública. “Se trataba de que el Estado tuviera una cadena de televisión pública al estilo de la BBC de Londres, la RAI de Italia, RTVE de España o la PBS de Estados Unidos. Tendría un consejo de administración integrado por miembros relevantes y respetados de la sociedad civil. Un canal digital acompañado de una estrategia que lo hiciera accesible para quienes tuvieran un receptor analógico a través de un decodificador digital”; 2) una política satelital que permitiera utilizar todas las órbitas que le corresponden a México y ofrecer servicios satelitales en un país con una geografía accidentada; 3) las licitaciones de las bandas de frecuencias 1.7, 1.9 y 2.5 megahercios, sobre la base de mayor penetración, cobertura y calidad de los servicios, y 4) la consolidación de Correos de México y Telecom para aprovechar los puntos de servicio en todo el país y ofrecer, además del servicio modernizado de correo, Internet, pago de remesas, trámites oficiales y otros servicios electrónicos.

“Este proyecto se lo planteé al secretario de Comunicaciones y Transportes y manifestó su conformidad. Con base en ello comencé a trabajar con los diferentes operadores. A la distancia me queda claro que el secretario no compartía el proyecto. Desgraciadamente, la información que fue recibiendo el presidente era parcial. Al Ejecutivo sólo le platicaban que yo estaba tratando de darle a Telmex la posibilidad de competir en el mercado convergente, sin mencionar que, por el otro lado, estaba empujando un proyecto para crearle competencia en infraestructura de redes.”

Carpinteyro asegura que no existía un contraproyecto por parte de Téllez. “Conforme íbamos avanzando en la implementación y ejecución del plan, surgían los obstáculos e impedimentos propios de cuando se afectan los intereses de los poderes fácticos. Téllez no es un especialista en telecomunicaciones sino un político. Actuó como político tratando de no enemistarse con Televisa, cuyos intereses podían verse afectados en la medida en que se quebraran los monopolios que ella controla. El poder mediático de Televisa, TV Azteca, los radiodifusores y los cableros es tan grande que influyen en las decisiones que adoptan el Ejecutivo y el Congreso.”

-¿Era viable su proyecto o se enfrentaría de manera inevitable a los poderes fácticos?

-Se necesitaba una posición de Estado muy firme. Evidentemente, nadie está de acuerdo en que se le quiten privilegios. Sin embargo, el gobierno federal podía ofrecer elementos como eliminar del título de concesión de Telmex la prohibición para ofrecer televisión y, al mismo tiempo, castigar a las empresas y forzar para que hubiera mayor apertura y competencia. El proyecto era viable. Se trataba de llegar a un punto de conciliación para evitar desembocar en los tribunales. De haberse implementado el plan, el país se hubiera transformado en tres o cuatro años. Hubiera sido el gran logro de esta administración que no se ha conseguido en décadas.

La subsecretaría maldita

Para Téllez, Purificación terminó convirtiéndose en una subordinada incómoda. Explica: “la Subsecretaría de Comunicaciones puede ser tan poderosa que al final queda expuesta a las debilidades de los poderes fácticos. Existen dos alternativas: que el subsecretario esté totalmente alineado al secretario y cuente con todo su apoyo para realmente poder hacer algo en la industria; o bien, el subsecretario le resulta incómodo al secretario hasta llegar a un nivel de confrontación, porque son temas que no sólo afectan al sector sino a la política misma.”

Refiere que, en última instancia, las decisiones se toman a nivel de secretario de Estado; en cambio, se puede anular al subsecretario en turno como ocurrió con Gabriela Hernández. Por lo tanto, la “Subsecretaría de Comunicaciones debería desaparecer y que sus atribuciones pasen directamente a la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel). La Subsecretaría o no tiene poder o tiene muchísimo, dependiendo de la relación con el secretario. El subsecretario sólo puede trabajar si cada paso es bendecido por el secretario y éste, a su vez, lleva a cabo las acciones.” Y concluye: “yo fui una subsecretaria incómoda”.

Moneda de cambio

El sector telecomunicaciones en México de los últimos cuatro años no se entendería sin la participación de Purificación Carpinteyro. Pareciera una afirmación exagerada pero existe evidencia al respecto: como Subsecretaria de Comunicaciones elaboró el proyecto de seis puntos que, no obstante los cambios sustanciales que sufrió, ha sido la actual política de comunicaciones del gobierno federal; se vio envuelta en una intriga palaciega que propició la salida de Luis Téllez, ex secretario de Comunicaciones y Transportes, de Héctor Osuna, ex presidente de la Cofetel y, como consecuencia, propició el nombramiento de Mony de Swaan Adatti como nuevo comisionado del organismo, cuestionado por no cumplir con los requisitos de ley y por ser uno de los dos comisionados que aprobó la licitación 21 del espectro radioeléctrico que le otorga a la alianza Televisa-Nextex un bloque nacional de 30 megahercios por el mínimo valor de referencia de 180.3 millones de pesos. Actualmente, Carpinteyro se encuentra sujeta a un proceso penal por la denuncia que interpusieron en su contra Luis Téllez y Gerardo Sánchez Henkel, director de Asuntos Jurídicos de la SCT, por la divulgación de las grabaciones donde se escucha a Téllez afirmar que el ex presidente Carlos Salinas se había robado la mitad de la partida secreta.

Dichas grabaciones se las proporcionó Héctor Osuna a Carpinteyro. “Cuando Héctor Osuna declaró que él no me había entregado las grabaciones, se colocó en una situación de vulnerabilidad seria, porque al yo tener una prueba a través del intercambio de mensajes, él se colocaba en falsedad de declaraciones, lo cual es un delito. Osuna fue presionado políticamente para que presentara su renuncia al cargo de presidente de la Cofetel.” A partir de ese momento iniciaría otro capítulo en la truculenta historia reciente de las telecomunicaciones: el nombramiento presidencial de Mony de Swaan como comisionado de la Cofetel y su constante cuestionamiento.

“Al ocupar la vacante que dejaba vacía Osuna el gobierno federal adquiría el control de la Cofetel. La mayoría de los comisionados defienden intereses de operadores en lo particular. Definitivamente, Mony de Swaan no reúne los requisitos de ley, pero era una cara fresca que entraba al sector y no estaba vinculado con ninguno de los operadores. La intención de Juan Molinar Horcasitas, titular de la SCT, al proponer su nombramiento era que comandara la institución. Lo mejor que le puede ocurrir al sector es que el órgano regulador esté encabezado por un personaje de todas las confianzas del secretario en turno para evitar conflictos, con la esperanza de que esa confianza se traduzca en acciones que promuevan el desarrollo del sector.”

Carpinteyro no ve mal que la agencia encargada de regular las telecomunicaciones en México esté subordinada al Ejecutivo. “México no tiene la madurez suficiente para tener un órgano regulador autónomo porque los integrantes, al ser designados por un partido representado en el Congreso, conservan una vinculación política. Se trata de un órgano colegiado técnico. Las telecomunicaciones son un sector crítico que no podemos dejar fuera de la política del Ejecutivo.”

En ese sentido, Carpinteyro observa la impugnación al nombramiento de Mony de Swaan como “una estrategia de los partidos para favorecer a los poderes fácticos. En la medida en que se cuestione la legitimidad del presidente de la Cofetel, también se cuestionan los actos de la institución. Un regulador que no puede actuar porque sus actos de autoridad tienen algún tipo de vicio legal coloca al sector en la inmovilidad. En una industria donde existe un avance tecnológico tan importante, la falta de avance significa retroceso. El cuestionamiento a la legitimidad del nombramiento impide que se realicen acciones para que avance el sector. Esta decisión de deslegitimar sólo favorece a los poderes fácticos, porque cualquier movimiento es contrario a sus intereses”.

Licitación 21

Entrevistada previo al fallo del Pleno de la Cofetel que declaró ganador de un bloque nacional de 30 Mhz a la alianza Televisa-Nextel, Carpinteyro asegura que “la licitación, sobre todo a partir de los límites de acumulación de espectro, fue diseñada a modo para satisfacer los intereses de Televisa”. Sostiene que la decisión no es aceptable porque los comisionados fueron advertidos de que no concursarían nuevos competidores, ni siquiera extranjeros, por la difícil situación financiera mundial y por el mercado mexicano que ya está ocupado por los actuales jugadores. “Por experiencia internacional, sabemos que un quinto operador no tiene oportunidad. Los comisionados también fueron alertados por el Congreso cuando el diputado Javier Corral advirtió que la exención del pago de derechos beneficiaría a Televisa.”

Asegura que la CFC ha sido “la principal responsable de la falta de actuación en las prácticas anticompetitivas de Televisa”. En todo lo que se refiere a la empresa de Emilio Azcárraga Jean, “la CFC da luz verde: la compra de Bestel, la adquisición del 30 por ciento de Nextel, la compra de acciones de Cablemás y TVI. ¿Con qué argumento la CFC justifica que en un mercado como la televisión abierta y restringida esas adquisiciones no significan una concentración? Indudablemente, la CFC está favoreciendo a Televisa.”

Considera que la licitación 21 debe declararse desierta, pues para eso tenía facultades la Cofetel. “Lo contrario puede implicar serias responsabilidades por parte de los comisionados. La asignación de la licitación 21 ya está cuestionada porque existe una suspensión provisional por parte de un juez que detiene el otorgamiento de los títulos de concesión.”

Purificación Carpinteyro va más allá y asegura que existe una “parcialidad” a favor de Televisa. Con el conflicto entre Telmex y Televisa, Carlos Slim y sus empresas son la piñata de los abogados de la competencia. ¿Por qué no se alzan las voces en contra del monopolio de Televisa? Es muy fácil enrollarse en la bandera de la competencia económica y sólo ver a uno de los factores de poder que está actuando de forma anticompetitiva. Es como si se favoreciera a un cártel sobre otro. Los formadores de opinión ven un beneficio en pegarle a Telmex y mantenerse callados o defender los intereses de los demás operadores. A Televisa nadie se le va a oponer porque a nadie le conviene. Hay que detener las prácticas anticompetitivas de todos.”

Vistas: 51

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Retos Femeninos para agregar comentarios!

Únete a Retos Femeninos

Comentario de XH-FJFA-FM ~ ¡Cuervo 007! el agosto 27, 2010 a las 11:42pm
Bueno, bueno, eso de que el presidente está mal informado es simplemente un eufemismo para no quedar mal con él, lo entiendo por la relación de trabajo que ha habido entre ustedes, pero de ahí a que eso sea verdad dista mucho, ni que Felpe Calderón se manejara solo o no tuviera compromisos con quienes le encaramaron y le regalaron la sillota, o fuera tan inocente para no saber lo que está haciendo. Más bien hay que reconocer que hay negocios, corrupción y los favortios de siempre de todo político, lo cual has sido inevitable en cualquier cargo público al menos en este país y eso mismo se repite en la iniciativa privada. saludos
Comentario de Elena Cruz Ortiz el agosto 27, 2010 a las 12:56am
Que pena me da mi pais, con todo esto hay algo que celebrar o conmemorar, cùal es el estado del estado independiente? cual es el estado de un pais que tuvo una revoluciòn donde murio tanta gente en contra del casiquismo? si esto continua y con la anuencia de todos. Estamos llegando a que el estado sea inapaz e ineficiente en su funciòn. !!Hay mi Mèxico "Que-herido",¡¡ mi mexico barbaro del 2010.
GRACIAS PURIFICACIÒN POR TU INFORMACIÒN, POR SER UNA MUJER VALIENTE Y POR NO TENER PRECIO. TE ADMIRA UNA ENFERMERA JUBILADA. ELENA CRUZ ORTIZ

DA CLICK Y COMPRA EL LIBRO

Twitter

© 2020   Creada por Retos Femeninos.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio