Retos Femeninos

Comparte tus experiencias y conocimiento.

CUANDO SE PARAN LOS RELOJES...¡REINVÉNTATE Y HAZ LO QUE AMAS!

Cuando se paran los relojes...
En momentos donde pensamos que todo se ha detenido: ¡Reinvéntate y haz lo que amas!

Son tiempos de incertidumbre y a la vez de profunda transformación para el mundo y solemos pensar que nada tiene sentido, pero te has detenido a reflexionar sobre ¿Hasta qué punto te estás permitiendo transformarte? Pues, te comento que ahora es el momento para dar un salto significativo y transcender hacia una nueva mentalidad revestida de resiliencia, gratitud y pasión por la vida. Son estos instantes los que sin duda te preparan para llevarte a un nuevo nivel, ya que, cultivan la fe y edifican el carácter, renovando la espiritualidad y el sentido de propósito, porque la verdad es que si nos detenemos a pensar un poco: No necesitas un gran espacio para hacer una obra de arte de tu vida, solo necesitas tomar el espacio que Dios te dio y hacer lo mejor que puedas con lo que tienes en tus manos.

En este sentido, tu crecimiento personal no va a depender de cuantas veces rezas al día, sino de lo que haces, de lo que realmente eres, de lo que estás dispuesta a entregar al mundo desde tus virtudes, tus habilidades, tu capacidad y potencial. En definitiva, depende de si tu alma está abierta para servir a los demás, así sea con una palabra de aliento que pueda marcar la diferencia en la vida de una persona. Por consiguiente, la forma correcta es orar desde el corazón y saber exactamente en la dirección que quieres ir pero estar abiertos a recibir algo mejor, como lo aprendí en la aplicación del Plan de los 21 días sobre las claves para vivir en prosperidad y abundancia del coach Humberto Montes, el cual les recomiendo ampliamente. Asimismo, recomiendo el libro la magia de Rhonda Byrne y la prosperidad verdadera de Yehuda Berg; ambos libros son poderosos instrumentos de transformación a través del Poder de la Gratitud y el éxito en los negocios mediante la aplicación de los principios de la kabbalah, respectivamente.

Otro aspecto de vital importancia para comprender lo que estamos viviendo es tener presente que cada desierto siempre nos permitirá repensarnos y que los obstáculos también son posibilidades. A veces son tus enemigos quienes más te ayudaran a promoverte en la buena batalla de la fe para avanzar con más determinación y firmeza. Solo debes aprender a encontrar el mensaje de cada experiencia y saber agradecer con desprendimiento, las puertas que se abren y las que se cierran. Solo, agradece siempre. Parafraseando al escritor William Ward: Este día tiene 86.400 segundos ¿Has utilizado uno de ellos para decir gracias?.

Hoy mi invitación también es para recordarte: Ámate, ámate intensamente. Ama esa brillante mujer en el espejo: ella es valiente y así como eres, estas perfecta. Ámate y te amaran en la misma medida porque todos somos auténticos espejos. Honra cada paso que has dado y que te ha permitido convertirte en el ser que eres hoy. Si te conectas al amor, te estás conectando con la verdad de quien eres, porque el amor es lo natural en ti (esencia pura del Creador). De esta manera, este camino te lleva a estar en sincronía con el éxito, al tener objetivos claros.

En lo personal, considero que una persona logra el éxito cuando busca el balance apropiado de su vida, al abandonar el ego y entregarse a una búsqueda donde posee el firme propósito de convertirse en un ser de armonía y plenitud. Por lo tanto, el éxito es amar la vida y atreverse a vivirla y no darse nunca por vencido aunque se tengan que soportar mil derrotas. En otras palabras, nos maravilla la belleza de la mariposa, pero casi nunca reconocemos su proceso de transformación que debe pasar antes de lograr esa belleza.

La meta es inmensamente valiosa cuando internalizas que el camino recorrido te ha brindado la oportunidad de crecer, desarrollarte como un ser consciente de tu existencia, sueños, aciertos y desaciertos. La alegría, el bienestar, el disfrute y la satisfacción que nos permite sentir ese proceso de reinvención es una victoria muy preciada y profundamente sagrada. A partir de este punto aprendes a vivir con el corazón más abierto, porque das lo mejor de ti y eres más paciente, sabia y valiente. Sin valentía no podemos atrevernos a ser nosotros mismos. Cito a Maya Angelou “Si siempre intentas ser normal, nunca vas a descubrir lo increíble que eres”.

Finalmente, la vida se va en un abrir y cerrar de ojos y debes continuar tu viaje con acción inspirada en tus proyectos, fe y certeza en tus próximos pasos. Sonríe y disfruta del presente, porque aquí y ahora: Todo está bien. Aprende a gestionar las inevitables emociones negativas a través de herramientas como: la programación neurolingüística, ho´oponopono, meditaciones, yoga, mándalas, música, leer un buen libro, etc. Encuentra lo que te apasiona (tu ikigai en la sabiduría japonesa) y hazlo confiando en la plenitud de tu destino.

Sin importar las metas que tengas, lucha, esfuérzate, utiliza el sentido común, ábrete camino a la felicidad y sigue tus propios pasos. Se trata de volver a tu esencia y encontrar tu propio equilibrio, vale decir: Volver a ti no es el final de la aventura de la vida, es el verdadero comienzo, el regreso al ser que eres. El resto viene por añadidura, cuando entiendes que no debes cuestionarte el ¿Por qué? de las cosas que te han ocurrido sino ¿Para qué?. La respuesta a esta simple interrogante te enseñará a mirar con nuevos ojos.

Quizá mi vida no sea la ideal en este tiempo, y muy probablemente la tuya tampoco lo sea, pero de lo que si estoy segura es que reinventarse es aprender a apostar por uno mismo. Así que no temas cuando se paren los relojes porque ahí siguen y el tiempo no se detiene, no es el mundo que deja de respirar, es más bien la invitación a buscar tu paz interior, la paz que viene de saber detenerte y escucharte en silencio, conectarte a la fuente de vitalidad: allí donde habita Dios dentro de nosotros. Te aseguro que hasta tu mirada se impregna de luz cuando tienes paz.

Si bien es cierto que somos diferentes, pensamos y crecimos de formas distintas. Tenemos culturas, edades, horarios diferentes y tomamos decisiones con libre albedrío, sé que en cualquier parte del mundo donde te encuentres ahora, en este preciso segundo tenemos una poderosa razón en común: la fuerza para seguir adelante.

¡Respira, es tiempo virtuoso!

Dios siempre sabe como unir todas las piezas.

Con amor y gratitud;
Mayer Romero.

@soy.mayer


Conferencista.
Líder de la Fundación Mujer Líder 360.
Venezuela.

Vistas: 181

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Retos Femeninos para agregar comentarios!

Únete a Retos Femeninos

DA CLICK A LA IMAGEN

Twitter

© 2020   Creada por Retos Femeninos.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio