Retos Femeninos

Comparte tus experiencias y conocimiento.

Activismo provoca estrabismo

Paty Anaya

Mi gatita "Feri" es bizca, muy.

Trato de imaginar cómo ve, y pues no puedo.

- Es lenta hasta cuando va rápido y calcula mal el salto y cae.

- Tiene en sus narices lo que busca y tarda en encontrarlo.

- La tengo de frente y no sé si me mira.

Pero sí que he sentido la lentitud cuando voy a toda velocidad, las caídas y raspones, y el no verme ahí, en la mirada de los otros porque van aprisa.

Busqué el significado de estrabismo.

A simple teclazo, encontrarás que es "la desviación de la línea visual normal de uno de los ojos, o de los dos, de forma que los ejes visuales no tienen la misma dirección.

Y en un símil, así andamos, con un ojo al gato y otro al garabato.

Entre la saturación de información, actividades, mensajes, deseos, entramos en ese ritmo acelerado que pronto deja la melodía para convertirse en el ruido de nuestro hacer.

Perdemos visión.

De la razón por la cual hacemos lo que hacemos.

De distinguir lo que es correcto de lo que no lo es.

De la alegría, de la compañía, del rumbo.

De creer que el propósito, la misión, la vida es hacer, hacer, hacer.

Y no solo nos pasa a todas las personas, sino que las mujeres tenemos el reto de que el hacer no nos consuma el día y la vida. Arrastramos la cadena de el rol cultural. Las mujeres cuidamos, atendemos la familia, hacemos los quehaceres de la casa porque eso nos repiten, nos decimos, nos recriminan:  “es cosa de mujeres”.

Es por eso que hemos adquirido la creencia de que hacer es querer y es merecer. Y no, es eso, solo una creencia que nos aprisiona en el activismo.

El estereotipo nos empuja a hacer mucho por los demás, resolvemos los problemas de otros y atraemos cosas que no nos tocan.

Por eso hay que detenerse a reafirmar los sueños y metas personales a reflexionar sobre lo que sí y lo que no.

Detenernos a decir no y poner límites.

Detenernos a generar estrategias y organización, no para que “nos ayuden”, sino para que distribuyamos las actividades entre los que compartimos vida y casa.

Detenernos a escuchar los problemas o necesidades de otros y frenar la ansiedad de decir “yo te ayudo”, “yo lo hago”, “yo te presto” cuando no debamos hacerlo por el bien propio y el de la otra persona.

Detenernos a enseñar responsabilidad a hijas e hijos para que se hagan cargo de lo que les corresponde y no facilitar la vida sino ser guía y compañía en el proceso de cada cual.

Detente a poner límites, a cuidar tú espacio, a cuidar de tí.

Te dejo tres pasos sencillos para empezar a practicar cuando ayudar y no a una persona:

  1. Ayuda sólo cuando la persona no puede
  2. Por el tiempo que necesita para poder hacerlo
  3. Únicamente con lo que necesita para poder hacerlo.

Es detenernos y hacer preguntas sobre estos tres puntos: ¿Mi hija (o) de 9 años puede tender la cama? ¿Mi hija(o) de 6 años puede limpiar la popó de su mascota y darle de comer? ¿Por cuánto tiempo es útil apoyar a mi amiga en esto? ¿Realmente necesita 5 mil pesos o con menos podría empezar a salir adelante? ¿Podría conseguir ese dinero de otra forma?

Detente aunque estés llena de actividades, pero detente en tu mente e imaginación para que diseñes y transformes tu realidad y contexto al que anhelas y mereces, es un proceso pero primero hay que tener la visión de cómo sería mejor nuestro día a día y lanzar una estrategia para lograrlo.

Y detente, cada día en tus palabras y que no sean empujadas por la frustración o estrés sino por el amor y la reflexión.

Detente y haz de un breve momento la eternidad porque te das el tiempo para amar, a agradecer, a reír.

Detente, y mírate, y observa que no es por hacer que demuestras y mereces el amor, la atención o el respeto. Es por que eres, y así sin hacer nada, eres la suma de tu amor, tus mejores emociones, tu inteligencia, tus valores, tu convicción, tu visión y la que tienes de los otros y del mundo.

Vistas: 34

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Retos Femeninos para agregar comentarios!

Únete a Retos Femeninos

Twitter

© 2018   Creada por Retos Femeninos.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio