Kelly Flanagan, un psicólogo estadounidense, decidió un día escribirle…